En 2012 en España se produjo un incremento del sector e-commerce del 13,4% respecto al año anterior, alcanzando un mercado de 12.383 millones de euros, según la ONTSI.  A nivel mundial Goldman Sachs espera que el e-commerce crezca un 17,1% hasta el 2016.

El número de compradores online pasó de 13,2 millones a 15,2 millones, y la cifra de gasto medio por internauta comprador se situó en 816 €.  Según IAB Spain el 44% de los internautas compra online de manera recurrente.

Estos datos son un botón de muestra de la importancia de este sector para la economía española y mundial. Y lo que es más importante, de las oportunidades que ofrece un sector que despunta, con un crecimiento sostenido asegurado en el futuro.

Aquellos que estén pensando en apostar por un negocio online deben tener en cuenta las tendencias más significativas del sector del e-commerce:

  • El showrooming se produce cuando un consumidor mira y prueba un producto en un establecimiento físico, para más adelante adquirirlo en Internet, bien por comodidad y evitar esperas en la tienda, o porque en una tienda online puede adquirirlo más barato.

Según IBM, el showrooming genera casi la mitad de todas las compras que se realizan a través de Internet, y supone un 6% del volumen que mueve el comercio minorista. En España se trata de un fenómeno en proceso de despegue, ya que constituye el 4% de las compras totales.

Y los estudios de DigitasLBi indican que el 18% de los consumidores abandonaría la tienda, si encuentra en su móvil el mismo producto más barato; el 49% se lo pensaría y no realizaría la compra.

  • La multicanalidad: Los internautas empiezan una búsqueda en un dispositivo y la terminan en otro completamente distinto, en el proceso realizan una comparativa entre distintas alternativas sin apenas esfuerzo.

En España, 2,1 millones de personas utilizaron un dispositivo móvil o tableta para sus compras, lo que representa un incremento del 15,1% respecto al 2011. 

Según IBM,  el showrooming genera casi la mitad de todas las compras que se realizan a través de Internet, y supone un 6% del volumen que mueve el comercio minorista.

De momento la mayoría de los usuarios prefieren comprar a través del ordenador antes que utilizar un dispositivo móvil, aunque las distancias se acortan y el uso del móvil en el punto de venta cada vez es más frecuente. El 46% de los españoles que utiliza Internet para buscar información sobre un producto, lo hace a través de un smartphone y el 53% de un ordenador.

  • El m-commerce se refiere al modelo de negocio en el que un consumidor completa una transacción comercial usando un dispositivo móvil. Puede hacerlo en el punto de venta (utilizando tecnología NFC) o en remoto (con pagos a través de SMS o con cargos en las facturas de los operadores móviles).

Es interesante destacar que en España el 33% de los compradores que practican el showrooming termina realizando la compra a través del teléfono móvil.

  • El dropshipping es una oportunidad de negocio que tiene cada vez más auge. En este caso la tienda online gestiona la atención al cliente, la facturación, y la generación de bases de datos, mientras que otra empresa mayorista almacena, empaqueta y envía los artículos a nombre del comercio online. Esto permite a pequeñas empresas competir con los grandes gigantes al no tener grandes costes de almacenamiento y distribución.
  • El sector moda seguirá siendo el motor del e-commerce. En 2013 ha sido el primer sector de compra con un 65% de los compradores.
  • Según IAB Spain, las promociones y los descuentos en entradas serán los ganchos para los internautas llamados “no compradores”. La explosión de cupones y acciones de fidelización experimentadas hasta ahora pasará a los móviles, donde las ofertas serán además personalizables, tendrán en cuenta la localización del usuario, el momento, etc.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.