Cómo mejorar la relación con los clientes a través del desarrollo del talento es una de las principales inquietudes de los empresarios en la actualidad. El talento es, sin duda, aquello que puede hacer que una empresa se diferencie de otra y, por tanto, la herramienta de competitividad más eficaz y más deseada por todos. Si partimos de la base de que todas las personas tenemos talento, es correcto pensar que lo único que se necesita hacer es desarrollarlo y llevarlo a su máxima expresión para el crecimiento personal y empresarial.

La felicidad: un negocio rentable

“Tienes que ser humilde y hablar de lo que aprendiste, porque no siempre se gana”. Esta filosofía forma parte del abanico de aptitudes que Todd Carlisle, jefe de recursos humanos de Google, busca a diario en cada uno de los 3,000 currículums que recibe al día ¿Su objetivo? Formar a un equipo de súper estrellas. La empresa de tecnología es una de las que más ha apostado por el desarrollo del talento. Si hasta hace poco tiempo la felicidad era una opción que nunca se había vinculado al éxito empresarial, hoy en día se demuestra que favorece el negocio y los resultados empresariales.

La motivación es importante a la hora de cuidar a un trabajador. Sin duda todo el trabajo que se realice a nivel interno repercutirá en la experiencia del cliente final.

Chade-Meng Tan fué uno de los primeros ingenieros contratados en Google. El propio Meng notó que en las oficinas del gigante americano muchos de los compañeros estaban descontentos. Por ello, creó una serie de técnicas de concentración para mejorar el bienestar de los trabajadores.

Para alcanzar la gestión estratégica de equipos, es importante recabar información sobre la aportación de valor que cada trabajador puede ofrecer.

Para alcanzar la gestión estratégica de equipos, es importante recabar información sobre la aportación de valor que cada trabajador puede ofrecer. Existen muchos ejemplos de modelos en el ámbito de la psicología organizacional que ayudan a la comprensión del desarrollo del talento, como por ejemplo la Teoría del Eneagrama.

El eneagrama de la personalidad es un manual de instrucciones para conocerse. Una visión sistémica que intenta ayudar a que las personas orienten su carrera, desarrollen sus competencias y se desenvuelvan de la mejor manera en los equipos de trabajo. Esta información permitirá que cada trabajador desarrolle su estilo de comunicación interna, amplíe estrategias de colaboración entre otras muchas habilidades.

Sin embargo, lo más importante a la hora de ejecutar cualquiera de estas técnicas, es iniciar el proceso de cambio empresarial tomando conciencia de la importancia del talento como medio para mejorar la relación con los clientes finales.

Tres pasos necesarios para potenciar el talento

Para que los trabajadores desarrollen talento, es necesario invertir fuerza y tiempo en crear un crecimiento sostenible que genere valor para la empresa. Fortalecer el talento es posible si se hace foco en tres acciones primordiales:

 

1. La primera es evaluar de manera estratégica el talento que se tiene en la organización. Esto, además de permitir al directivo identificar qué otros talentos hacen falta, ayuda a que la empresa sea capaz de superar sus objetivos. Contar con el talento adecuado en una organización es necesario para poder construir una marca, para poder alcanzar las metas y para poder dar cada vez más valor a los clientes. Todo ello repercutirá en la experiencia del cliente final. Es necesario evaluar qué se tiene y dónde se quiere llegar con el capital humano, para poder establecer un puente entre la estrategia global y la de RRHH.

2. El segundo paso es desarrollar el talento. Construir una reserva de liderazgo profunda es tarea difícil, pero no imposible. Hace falta para ello desarrollar el talento aportando facilidades para que esto se haga realidad. Right management recomienda que se desarrollen las capacidades de cada persona con programas de asesoría, coaching y clases grupales. Dar confianza a los trabajadores y ofrecerles ayuda para desarrollarse será clave en este paso.

3. El paso final es activar el talento. Cuando el empleado sabe que su talento ha sido reconocido y que se ha iniciado un proceso de desarrollo del mismo, va a agradecer la ayuda y va a poder activar su talento ya desarrollado para el beneficio de la empresa.

 

Cabe resaltar que, según un estudio realizado por Manpower Group, son muchos los trabajadores que, ante la falta de interés de sus superiores hacia sus capacidades, deciden buscar otro empleo. Para evitar esto, y para conservar el talento interno, hay que poner en marcha iniciativas que permitan conocer los talentos de cada persona y luego, como ya se indicó, desarrollarlos.

En definitiva, cuidar el talento interno nos ayudará a mejorar todos los procesos de negocio. Porque hoy en día sabemos que invertir en felicidad es un negocio rentable.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.