Los modelos diagonales de negocio en internet aumentan su presencia a pasos agigantados. ¿Pero cómo beneficiará esto al crecimiento económico y sobre todo a la relación con el cliente? La intrusión de internet y todas las virtudes que este canal revolucionario de compraventa ha traído consigo, han permitido sofisticar la relación compra-venta entre empresas y consumidores. Ya no vale únicamente con vender y pagar para culminar la acción comercial. Ahora lo que se busca es la excelencia.

El consumidor actual  ya no acepta únicamente ser la cola del proceso de compra, quiere ser el proceso de compra.

El consumidor actual, el consumidor de la era de internet,  ya no acepta únicamente ser la cola del proceso de compra, quiere ser el proceso de compra. En este sentido, el B2B2C conforma el último grito en cuanto a modelo de negocio online se refiere. Con la fórmula B2B2C no se trata de combinar una estrategia de B2B y B2C, sino de la integración absoluta de todos los canales en un mismo proceso de colaboración. Para de esta manera permitir que las plataformas de venta, contacto y atención al cliente tanto de los mayoristas como de las empresas que les distribuyen (B2B) y con los clientes potenciales (B2C) se convierta en un único proceso que facilite y abarate costes en la compra-venta de productos.

A pesar de la madurez que el e-commerce tiene y del constante crecimiento del m-commerce, el modelo B2B2C aún permanece en pañales. Queda mucho por desarrollar. A continuación, vamos a desgranar paso a paso las tendencias más actuales y lo que el sector demanda para alcanzar un modelo B2B2C excelente.

 

La delgada línea entre consumidor y empresa

Ya no importa si nuestro negocio es B2B o B2C, el cliente mantiene las expectativas igual de altas si se enfrenta a una compra, o busca un servicio en el entorno laboral o en el personal.

De este modo, el B2B2C abre el abanico del target a una enorme cantidad de consumidores. Al acortar el proceso de compra, permite que los mismos compradores aceleren la satisfacción de sus necesidades con un solo click. Todo ciudadano interesado en adquirir un bien o servicio simplemente deberá acceder a la web de la marca y registrarse para poder llevar a cabo la transacción.

Pero este simple paso, tendrá un doble efecto, y aquí es donde entra en juego el Big Data. La finalidad no será otra que procesar la gran cantidad de datos de información recibida por parte de las empresas y particulares, enlistarla y clasificarla, atendiendo de esta manera a segmentos de poderosa relevancia para desarrollar acciones de marketing y remarketing de cara al futuro.

El modelo B2B2C deberá ser capaz de facilitar, en la misma plataforma   e-commerce, una vía de acceso para clientes, entendidos estos como empresas y particulares.

El modelo B2B2C deberá ser capaz de facilitar, en la misma plataforma e-commerce, una vía de acceso para clientes, entendidos estos como empresas y particulares. Desarrollar páginas web con registros claramente diferenciados para cada uno de ellos, proporcionar dinamismo y abaratar los costes de mantenimiento. Por tanto, aglutinar al público objetivo en la misma plataforma y alinear los procesos de creación web es una tarea pendiente que las empresas B2B2C deberán llevar a cabo en un corto plazo.

Entidades financieras como, por ejemplo, ING-Direct  o BNP Paribas con sus plataformas “Área Clientes” y “Para Negocios”  o aseguradoras como Mapfre o AXA ya lo integran de manera natural en su web de empresa.

 

El Consumidor 3.0

Según la Fundación Telefónica, España es líder europeo en penetración de smartphones. Asimismo, Criteo en su informe State of Mobile Commerce, sitúa a España como líder mundial por delante, incluso, de EE.UU. y solo superado por el Reino Unido en compras a través del móvil. Razones más que suficientes para realizar webs responsive adaptables a pantallas de cualquier dimensión y tamaño. Lograr una experiencia de usuario excelente y optimizado a través de smartphones y tablets animará y facilitará los procesos de compra a través de estos dispositivos.

Las transacciones por internet crecen a ritmo imparable, sobre todo en regiones del planeta con economías emergentes y donde aún permanece todo un mercado en auge por explorar. Es el caso de Chile y Colombia, cuyas ventas a través de ecommerce, por encima de la media latinoamericana, representaron en 2014 la suma de 3.492,5 millones de dólares (VISA) y 3.500 (PayU), respectivamente.

Asimismo, la firma RetailMeNot sitúa a España en cuarta posición en cuanto a volumen de ventas per cápita a nivel europeo, solo superada por Reino Unido, Alemania y Francia. El futuro está en la red, eso es incuestionable, por ello es necesario que los pasos de la industria se dirijan hacia la adaptación y desarrollo de modelos que fomenten la simplificación de la compra. Un requisito más que indispensable para el Consumidor 3.0.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.