La transformación digital ha llegado a las aulas. Pero más allá de enseñar a los alumnos a utilizar las nuevas tecnologías (hoy en día muchos ya son nativos digitales y tienen gran conocimiento digital), es hora de aplicar la tecnología para facilitar la transformación de la escuela tradicional en Smart Schools.

¿Qué es la revolución tecnológica de la educación?

 

Al igual que otros sectores del mercado, la educación ha vivido una total revolución gracias a los avances tecnológicos y tiene por delante el reto de utilizar las nuevas tecnologías y los recursos más innovadores para mejorar la formación de los alumnos.

Lo más destacado, más allá de la conexión a Internet, es el uso de tablets, ordenadores o pizarras interactivas en las aulas que permiten la ampliación del abanico de opciones para formarse. Hoy en día, cualquiera puede recibir desde su hogar formación de las más prestigiosas universidades a través de los MOOC (acrónimo en inglés de Massive Open Online Course), eligiendo el soporte que más le convenga. Sólo es necesario una buena conexión a Internet para asistir a clases.

El sector de la educación ha de saber adaptarse a estos cambios. Ya se han visto movimientos, como el de las universidades, a la hora de popularizar el conocimiento a través de los cursos online, pero también las grandes empresas que tienen relación con la formación han ido tomando posiciones, como el desarrollo de plataformas online. A muchos profesionales esta solución les permite compaginar la educación online con su trabajo ayudando a potenciar la formación continua. 

 

Ahora bien, ¿qué beneficios ofrece la integración de estas habilidades en el aula?

 

Según un estudio elaborado por Samsung e Ipsos, para los profesores españoles la tecnología tiene efectos positivos tanto en la creatividad como en la capacidad de razonamiento de los estudiantes.

Además, la implantación de la tecnología en el aula “mejora la competencia en habilidades transversales (84%), lo que permite conectar aprendizajes de distintas materias, e incrementar la autonomía de los alumnos en su propio aprendizaje (84 %)” Estos son algunos de los grandes beneficios que se perciben del uso de herramientas tecnológicas.

Otro dato interesante indica que un 74 % de profesores considera que esta familiarización con las TICs ayuda a los alumnos a hacer un uso responsable de las nuevas tecnologías. Un hecho que parece relevante debido a la alta tasa de uso de dispositivos móviles que tiene nuestro país. Y es que, según Deloitte, España es el segundo país con mayor tasa de penetración de smartphones.

Fuente: Expansión

 

Centrándose en la digitalización de las escuelas tradicionales, la adaptación de las nuevas tecnologías es progresiva y, dependiendo del país, se está llevando a cabo en mayor o menor medida.

En España es cada vez es más habitual que los alumnos acudan a clase con el smartphone (España es uno de los países dónde es más habitual el uso de este dispositivo), pero también se facilitan tablets en muchos colegios, y en algunos centros los deberes se pueden entregar a través de plataformas virtuales.

En cuanto a los beneficios de la digitalización de las escuelas, destacan la inmediatez del acceso a los recursos, la interacción directa entre alumno y profesor, y el poder tener todos los trabajos almacenados en la nube. Otros beneficios que podemos destacar:

  • Motivar: Las nuevas tecnologías hacen las clases más amenas a los alumnos.
  • Adaptar: La enseñanza se adapta a cada niño.
  • Entender: La información se asimila mejor gracias a imágenes y vídeos.
  • Practicar: Tras la teoría, el alumno puede practicar.
  • Desarrollar nuevas habilidades:relacionadas con la interacción entre personas.
  • Agilizar la comunicación:entre toda la comunidad educativa: alumnos, claustro de profesores, padres y tutores…

En definitiva, la transformación digital en la educación es imparable y para estar a la altura y beneficiarse de su utilidad las escuelas deben estar adaptadas al mundo digital.

Tal y como recoge Expansión, en España, la mayor cuota de digitalización está en Andalucía, Cataluña y Aragón.

 

Transformación digital en Latinoamérica

 

América Latina no tiene la infraestructura de conectividad a Internet que se observa en otras partes del globo, y esto está ralentizando la llegada de la digitalización en las escuelas. Aun así, según el Informe Global de Tecnología de la Información 2015, Chile se sitúa en el puesto 38 de 143 países de uso de las tecnologías de la información.

Por otro lado, dentro del programa computadores para educar, el gobierno de Colombia está invirtiendo muchos recursos en la digitalización de las escuelas. El último proyecto es el de Una tableta o portátil para cada alumno” cuenta con una inversión total de más de 350 millones de euros.

En definitiva, la tecnología puede ser un aliado para los profesores, también para los alumnos y sus padres. Hace unas semanas hablábamos de cómo la transformación digital es un hecho que afecta a todas industrias y sectores, y como acabamos de ver, la educación se encuentra también en pleno proceso de digitalización.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.