La digitalización de las empresas y su adaptación a la venta online ha dejado de ser una ventaja frente a competidores para convertirse en una necesidad. Un gran número de pequeñas y medianas empresas han aprovechado el momento para demostrar que cualquier negocio, por pequeño que sea, puede tener un cambio significativo en el flujo de ingresos mensuales gracias a Internet.

El número de empresas que apuestan por vender y exportar sus productos y servicios a través de Internet, incluso llegando a prescindir de tienda física, cada vez es mayor. En los últimos años las empresas están reinventando sus modelos de negocio gracias al comercio electrónico, desmitificando de este modo la necesidad de disponer de web propia o de hacer grandes inversiones para lograrlo.

Las empresas están reinventando sus modelos de negocio gracias al comercio electrónico

Según un estudio de Forrester Research, empresa dedicada a la investigación de mercados, el 53% de los compradores Business to Business (B2B) prefieren auto-educarse a través de Internet en lugar de hablar con representantes de venta a la hora de informarse acerca de un producto o servicio.

En el caso de España, el último estudio de ecommerce de IAB Spain confirma que, mientras el 21% de compradores visita la tienda física para ver y probar el producto antes de efectuar la compra por Internet, la mayoría busca información y opiniones de su futura compra en la página web de la tienda (56%), en buscadores (51%), en webs agregadoras de ofertas (34%), en foros y blogs (30%) y en comparadores (29%).

La Red y el e-commerce: la oportunidad para las buenas ideas

Hoy en día la compra de productos online es una opción ya asentada frente al comercio tradicional. Muchos comercios ven en la red y en el e-commerce una oportunidad para expandirse y consolidarse como marcas de referencia.

De hecho podemos encontrar pequeñas tiendas de barrio como es el caso de una pyme de Córdoba que actualmente vende máquinas de churros a Malasia y Guinea Ecuatorial; o el de una pequeña bodega de La Rioja que exporta el 80% de su producción al mercado chino gracias a Internet.

El éxito del e-commerce no solo se reduce a empresas ya consolidadas a nivel nacional e internacional

Pero, ¿cómo han llegado estas pymes a esta situación? Es evidente que el éxito del e-commerce no solo se reduce a empresas ya consolidadas a nivel nacional e internacional. Como ejemplo España, un país en el que es posible encontrar multitud de ejemplos de buenas ideas o de negocios que, o bien comenzaron automáticamente en la plataforma de venta online, o bien, decidieron dar el salto desde el modelo de venta tradicional. Todas las pymes que ponemos de relieve en este post han experimentado un gran crecimiento en su negocio, lo que les ha permitido consolidarse como marcas de referencia en sus respectivos ámbitos.

Entre estas empresas destaca el caso de Mr Wonderfull, una compañía cuyo éxito reside principalmente en sus creadores, dos diseñadores gráficos que fueron ganando adeptos a través de la venta online de productos con mensajes positivos que compartían en redes sociales. Hoy en día sus diseños son reconocidos en todas partes y han participado en campañas publicitarias de varias marcas. Poseen una fuerte presencia en redes sociales con más de 86.000 seguidores en Twitter y más de 260.000 en Facebook.

El objetivo final de todas estas empresas creadas por emprendedores es conseguir convertir al cliente en un fiel comprador a través de su e-commerce

Dentro del sector del carsharing y antes de existir aplicaciones como MyTaxy, Hailo o Uber, surgió una plataforma web en 2006 que se llamaba Taxi Oviedo. Esta plataforma gestionada por Rixar García permitía a sus clientes contactar directamente con él para hacer recorridos desde el aeropuerto. En 2008 creó un blog donde mostraba las rutas turísticas disponibles y los precios. Pero la verdadera revolución llegó con su salto a las redes sociales, en especial Twitter. Con ese innovador proyecto, Taxi Oviedo consiguió convertirse en uno de los pequeños emprendedores de referencia en social media, siendo la clave de su éxito la diferenciación del servicio con respecto al que ofrecían sus otros compañeros de profesión.

Otras dos empresas que merece la pena destacar es Soloraf, empresa que se dedica a la distribución de tomates y que desde hace tres años tiene presencia exclusivamente en Internet, o la colchonería valenciana Viscoform, que desde que incorporó su e-commerce no han parado de incrementar su cartera de clientes y sus ventas. Su secreto se encuentra en la gestión que hace de sus redes sociales donde explican a sus usuarios todas sus novedades.

El objetivo final de todas estas empresas creadas por emprendedores que apostaron en su momento por canales que no son los tradicionales, es conseguir convertir al cliente en un fiel comprador a través de su e-commerce. Pero esto es posible, si estas empresas son capaces de ofrecer una experiencia de compra impecable, como han sido capaz de hacer las mencionadas anteriormente.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.