Cuesta mucho echar la vista atrás y preguntarse cómo hacíamos antes para vivir sin Internet o sin estar conectados continuamente a la red. Internet lo ha cambiado todo, incluso la manera en la que vivimos y tanto es así que se ha metido en nuestras casas.

La domótica trabaja día a día para hacer más cómoda la vida de las personas y el avance tecnológico que se ha producido en los últimos años es de una notoriedad apabullante. Por ello, parece que los fabricantes del mundo hayan decidido apostar por la digitalización del hogar como punto de partida de este proceso. Las innovaciones para convertir la casa en una smart home han llegado para quedarse.

Las innovaciones para convertir la casa en una smart home han llegado para quedarse.

Según ha demostrado uno de los últimos informes ConsumerLab, una inmensa mayoría está interesada en las viviendas conectadas con lo último en tecnología. El 92% de los españoles desean con efervescencia adentrarse en el nuevo mundo de las tecnologías para el hogar, dando clara prioridad a los apartados de salud, bienestar, utilidades, energía y, sobre todo, seguridad y vigilancia.

¿Qué nos ofrecen las casas inteligentes?

Una de las grandes ventajas que ofrece la domótica es el ahorro energético a través de la gestión eficiente de la casa completa y mediante el uso de energías renovables, la programación de la climatización y calderas, el control de toldos y persianas y la racionalización de cargas eléctricas, desconectando, en función del consumo, equipos de uso no prioritario.

Pero no eso no es todo, existen bombillas que pueden ser controladas a través de nuestros dispositivos móviles o que se ajustan dependiendo del estado de ánimo en el que nos encontremos, lavadoras inteligentes que avisan de cuando finalizan su operación y neveras que se preocupan por la caducidad de los productos. Son sólo algunos ejemplos que conforman la base de otro de los beneficios importantes de las casas inteligentes, el confort.

Una de las grandes ventajas que ofrece la domótica es el ahorro energético a través de la gestión eficiente de la casa completa y mediante el uso de energías renovables.

Un aspecto de gran importancia para los usuarios es la seguridad, otro de los puntos fuertes de la domótica, de hecho, se hace gran hincapié y muchas empresas ya trabajan desde hace tiempo para poder satisfacer la protección que sus clientes desean. En esta área encontramos desde alarmas de intrusión para evitar robos, hasta detectores de todo tipo que velan por nuestra seguridad: fuego, humo, gas, fugas y escapes de agua, por ejemplo. Un ejemplo curioso, es la aparición en el mercado de las aspiradoras con videovigilancia, con las que los usuarios pueden controlar en todo momento lo que está ocurriendo en su hogar. Además, el aparato puede servir como vigilante, ya que detecta cualquier movimiento gracias a su cámara, y envía al Smartphone del usuario las imágenes de todo aquello irregular que están captando.

El sistema instalado en nuestra casa inteligente estará dotado de una infraestructura de comunicaciones que potenciará y facilitará el resto de características de la casa y proporcionará teleasistencia, telemantenimiento, informes de consumo y costes, así como la transmisión de las alarmas y resto de avisos.

Resulta importante destacar los grandes beneficios que la domótica ha aportado a aquellas personas con limitaciones funcionales, favoreciendo su autonomía personal y mejorando su calidad de vida y seguridad gracias a la accesibilidad. Algunos de los servicios útiles son la vigilancia remota de lugares inaccesibles, la transmisión de información sobre el estado del usuario a sus familiares o cuidadores y la emisión de mensajes de emergencia.

En definitiva, los avances tecnológicos relacionados con la digitalización del hogar aumentan rápidamente y cumpliendo con las expectativas de los usuarios, que buscan cada vez con más frecuencia casas (sean compradas o de alquiler) que cuenten con las últimas novedades en domótica. Las casas inteligentes han pasado de ser algo de lujo, en su comienzo hace algunos años, a algo indispensable que empieza a abaratarse y que los usuarios demandan, conscientes de los beneficios que estos sistemas tienen sobre su vida cotidiana y a largo plazo. El ahorro y la seguridad son importantes, pero sin duda el beneficio más atractivo es la mejor gestión y optimización del tiempo libre del usuario, que podrá hacer de él algo agradable y llevadero.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.