Mediante el Design Thinking se pueden elaborar estrategias que mejoren la Experiencia de cliente. Para llegar a soluciones acertadas hay que tener en cuenta que nos encontramos ante un cliente y usuario distinto, por lo tanto es necesario reinventarse.

Las empresas son conscientes de que los clientes actuales buscan experiencias positivas en relación con ellas, pero no conocen bien sus expectativas. Es aquí donde surge el problema: se está tratando a todos los clientes de la misma manera sin pensar que no todos son iguales ni tienen las mismas expectativas. Es aquí donde el Design Thinking ofrece soluciones con un enfoque creativo, definiendo un contexto y un problema, se trabaja desde el individuo para hacer que las soluciones sean inclusivas a otras personas.

El reto consiste en diseñar con las personas, no para ellas. Este tipo de trabajo colaborativo ayudará a la empresa a entender qué hay detrás de cada individuo y averiguar qué elemento común les une para así aplicar esta solución a otros clientes similares.

 

infografía_v1-03

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.