El turismo de sol y playa está pasando de moda. Una nueva generación, los millennials, se ha incorporado al mercado y está implantando una nueva manera de consumir. Una de las tendencias que está poniendo de moda este segmento poblacional es el denominado turismo inteligente o Smart Travel que se basa en tres pilares: innovación tecnológica, accesibilidad y sostenibilidad.

Innovación tecnológica como clave

Hoy en día las vacaciones se organizan desde el Smartphone, y son los propios usuarios quienes buscan información sobre destinos, precios, disponibilidad de alojamientos y actividades a realizar en el destino. Es por esto que los hoteles que no tengan competencias digitales suficientes, poco a poco verán como quedan fuera de la oferta, ya que el turista 3.0 prácticamente no contempla otra opción que no esté disponible desde su teléfono móvil.

Según el informe anual de eCommerce 2016 realizado por IAB, España es un país que cuenta con 16 millones de clientes en la red y el 66% prefiere comprar online a pesar de tener la opción de tienda. Asimismo, este estudio revela que el 29% realiza la compra a través de su Smartphone.

El 29% de los españoles, realiza sus compras a través del Smarthphone

Ya no se trata de tener una página web con información del establecimiento o de los precios, se trata de poder hacer la gestión completa desde el Smartphone. En este sentido, los comparadores de viajes, gracias al uso de la inteligencia artificial, están acaparando una gran cuota de mercado, ya que ofrecen al turista el mejor precio a la hora de hacer una reserva, comprar un vuelo o alquilar un coche en destino.

Gracias al uso de la inteligencia artificial, los comparadores de viajes están acaparando una gran cuota de mercado

Booking, Kayak o Skyscanner son solo algunos ejemplos de grandes empresas del sector que ya cuentan con sus propios chatbots. Un informe de la consultora Gartner pronostica que en 2020, el 85% de las relaciones entre clientes y empresas se producirá sin la intervención de empleados humanos.

Accesibilidad y Sostenibilidad

Las personas con movilidad reducida ya no tienen más problemas que los derivados de ir en silla de ruedas o tener una minusvalía visual. El turista 3.0 o turista inteligente busca destinos accesibles, sin barreras arquitectónicas y con habitaciones, comedores y demás dependencias adaptadas.

Otra de las características del Smart Travel es la sostenibilidad. Las nuevas generaciones están más concienciadas que nunca acerca de la conservación del medio ambiente. Por eso aquellos establecimientos que cuiden el entorno y que estén comprometidos con la naturaleza, tendrán más probabilidades de acaparar reservas. Aquellos hoteles que utilicen muebles fabricados con materiales reciclados, que dispongan de sistemas eléctricos de bajo consumo y que permitan el ahorro de agua e incluso que rieguen los jardines con agua reciclada, serán más atractivos para los nuevos turistas inteligentes.

La importancia de las redes sociales

La inteligencia artificial cada vez tiene más peso en el turismo. Para la generación millennial, una de las referencias a la hora de elegir destino son los comentarios de amigos o conocidos en las redes sociales. Prueba de esto es que si un hotel no tiene perfil o la necesaria presencia en la red, el usuario difícilmente lo contempla como opción para pasar las vacaciones.

Para los millennials, una de las referencias a la hora de elegir destino son los comentarios de amigos o conocidos en las redes sociales

De la mano de todos estos cambios, el tipo de estancia también se ha visto modificada y una de las tendencias que más está creciendo es la de las vacaciones activas. El turista 3.0 quiere conocer el lugar al que va, realizar actividades que le acerquen a la gastronomía, al entorno, que le permita explorar parajes naturales o conocer la cultura del destino. Es por esto que para el turista 3.0 su viaje empieza en el momento en que comienza con la planificación, buscando comentarios y reviews en redes sociales, viendo fotos en aplicaciones e incluso compartiendo el transporte con otros viajeros que no conocía y que van a realizar el mismo trayecto, a través del carpooling o carsharing que ofrecen redes como BlaBlaCar.

El turismo inteligente está ganando terreno entre las tendencias del sector. Aquellas empresas y establecimientos que no se suban al carro todas estas novedades tecnológicas quedarán fuera del mercado porque el turismo inteligente ya no es el futuro, sino el presente de un sector que debe adaptarse a las exigencias de un nuevo consumidor.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.